Noticias ciencia y tecnologia computacion internet

5 maneras de estar preparado en caso de que tus aplicaciones de “misión crítica" se trasladen a la nube

Por Dennis Smith – DellTechCenter.com Manager

Un estudio reciente de Network World mostró que más del 84 por ciento de los encuestados creen que las aplicaciones de “misión crítica” podrían migrar a la nube tarde o temprano. Aún así, existe un gran debate en cuanto a estas aplicaciones  y su traslado a la nube, por lo tanto vamos a echar un vistazo de manera que puedas aumentar la confianza en estas aplicaciones de misión crítica según tus necesidades.

¿Cuál es la definición de "misión crítica" para Cloud Computing?

La “misión crítica” depende del negocio según el tamaño, le industria y la complejidad. Para prácticamente cualquier empresa, el correo electrónico es un excelente ejemplo de “misión crítica”.  Sin embargo, si opera en un ambiente altamente regulado (como la industria médica o financiera), el cumplimiento se convierte en un tema crítico para el sistema de correo electrónico y para el almacenamiento de datos en caso de una auditoría.


Cinco principios clave a considerar para la nube de aplicaciones de “misión crítica”

Después de que hemos abordado la definición de misión crítica, es importante dar prioridad a tus preocupaciones con respecto a la migración de aplicaciones como la seguridad y la pérdida de datos. Las empresas pueden estar preparadas ante estas amenazas con estas cinco consideraciones:

1.       ¿En qué tipo de nube estas?

Pública, privada o híbrida son el tipo de nube que hacen la diferencia cuando se trata de seguridad y protección de datos. Si te encuentras manteniendo infraestructuras costosas para proteger únicamente el 20% de datos que requieren una protección pesada, entonces es posible que desees considerar una nube del tipo privada. Si decides mover el otro 80% de los datos a una nube pública, puedes ser un buen candidato para una nube del tipo híbrida. Tus requisitos de seguridad de datos y evaluación de riesgos dictarán qué configuración funciona mejor para tu negocio.

2.       Seguridad de los datos

Se trata de tus datos, y la seguridad es únicamente tu responsabilidad. Por lo tanto, es recomendable revisar el Acuerdo de Nivel de Servicio (SLA) y averiguar quién posee los datos y cómo se puede recuperar en caso de querer cambiar de proveedor. Antes de una migración a la nube, es importante revisar su identidad y las políticas de gestión de acceso.

3.       SLA

Su SLA (Acuerdo de Nivel de Servicio) debe incluir algo más que el tiempo de funcionamiento y fiabilidad. También debe proporcionar la transparencia en el entorno operativo. Es recomendable preguntar a su proveedor de la nube acerca de los informes de auditoría que validan sus prácticas de seguridad además de pedir pruebas de vulnerabilidad de información como prueba de que están monitoreando la red frecuentemente. Entre más visibilidad se pueda obtener del entorno de la nube, más confianza tendrás en su proveedor.

4.       Recuperación ante Desastres

En muchos casos, los equipos de TI encuentran que la computación en nube es una mejor opción para la recuperación de desastres, específicamente debido a la fiabilidad de la nube. Esto es en gran parte lo que un proveedor de soluciones de nube te otorga al estar pendiente de que tus aplicaciones estén siempre funcionando.  

5.       Rendimiento de las aplicaciones y la disponibilidad

Para muchas aplicaciones – como el correo electrónico y las herramientas de gestión de clientes – el rendimiento de las aplicaciones y su disponibilidad pueden a menudo complicarse con un proveedor de nube. Para los proveedores de aplicaciones, el producto incluye la entrega y la fiabilidad del servicio. Esa es la clave de sus ventas, y el desafío consiste en mover las aplicaciones heredadas a la nube y que no fueron diseñadas de forma nativa para la nube.

Para prepararse efectivamente para la migración de aplicaciones de misión crítica es importante aprender a concentrarse menos en el lado táctico de la computación en nube y más en las estrategias y políticas. Si cuentas con políticas débiles en materia de seguridad de datos, rendimiento de las aplicaciones y recuperación ante desastres, es posible que debas primero echar un vistazo a estos puntos que te pueden afectar tarde o temprano. 

Deja un comentario