Celebremos el Día Mundial del Medio Ambiente con un recorrido a través de las maravillas naturales de América Latina

Este hermoso planeta nos provee de todo lo que necesitamos para vivir junto a una gran variedad de especies. Por si esto no es suficiente, también nos regala increíbles sitios naturales que pareciera fueron diseñados para la contemplación.

Hoy, en el Día Mundial del Medio Ambiente (DMMA), designado por las +Naciones Unidas para convocar a la acción y sensibilización por el medio ambiente, queremos celebrar al planeta haciendo un recorrido a través de algunos de los escenarios naturales y reservas ecológicas más fascinantes de América Latina. Hagamos nuestro recorrido como mejor sabemos hacerlo, sin siquiera tener que salir a carretera, con las colecciones especiales de Street View.

Iniciemos nuestro viaje virtual por el sur del continente, en la Reserva Biológica Huilo Huilo ubicada en la Región de los Ríos, al sur de Chile, entre los Andes Patagónicos. Este lugar, además de ser un destino imperdible para el ecoturismo, es un sitio de conservación y cuidado de las comunidades, la fauna y la flora local. Pero si lo que buscan es un poco de diversión y conocer más acerca de la vida animal, pueden hacer una parada en el Parque Safari de Rancagua.

Hacia el norte, en Buenos Aires, Argentina, nos encontramos con el Jardín Botánico Carlos Thays, en el que además de encontrar más de 5,500 especies vegetales, podemos encontrar un invernáculo, una biblioteca, el Museo Botánico y la Escuela Municipal de Jardinería. No muy lejos de aquí, podemos disfrutar de un paseo por el Río Luján, que recorre el norte de la provincia de Buenos Aires. Pero si de nuevo, lo que quieren es ver una gran variedad de vida animal, pueden visitar el Bioparque Temaiken, en la vecina ciudad de Belén de Escobar.

Sigamos hacia el norte y detengámonos en la frontera entre Argentina y Brasil para disfrutar de la majestuosidad de las Cataratas de Iguazú en el Parque Nacional do Iguaçu, en el estado de Paraná en Brasil. Considerado patrimonio de la humanidad por la UNESCO, este parque nacional es una enorme unidad de conservación de selva. Además de estas famosas cataratas, Brasil también cuenta con un enigmático relieve montañoso. Por ejemplo, en el Parque Nacional da Tijuca, en Río de Janeiro, podemos encontrar lugares famosos como la Pedra da Gávea, Pedra Bonita, el cerro del Corcovado y el pico de la Tijuca. Si las sendas, grutas y cascadas no son lo suyo, entonces los invito a un exclusivo recorrido virtual por Fernando de Noronha, un grupo de islas conocidas por su belleza natural y por ser uno de los destinos de ecoturismo más codiciados en el mundo. Este lugar también es un santuario natural para la preciada fauna marina de la región, incluyendo tortugas, delfines y enormes bancos de peces que parecen volar entre las rocas volcánicas bajo la superficie del océano en Trinta Reis.

Ahora subamos hasta la Reserva Nacional de Salinas y Aguada Blanca en Perú. En esta zona de volcanes como el Pichu Pichu y de lagunas como la de Salinas, podemos disfrutar de un paisaje que parece fuera de este mundo, apenas coloreado por especies de aves y mamíferos que habitan la zona, como el flamenco, la taruca y la vicuña. Más hacia el norte y de vuelta en la costa, está la Reserva Nacional de Paracas, en la provincia de Pisco, creada con el fin de preservar el ecosistema marino y desértico del Perú. Este lugar, representativo de los ecosistemas marinos del mar frío de la Corriente de Humboldt, es refugio temporal de una gran variedad de especies migratorias.

Continuemos nuestro rumbo hacia el norte hasta llegar a Antioquía, Colombia, para contemplar la Piedra del Peñol, un enorme monolito de 220 metros de altura que corta el horizonte de Guatapé. Ahora, vayamos a un lugar único, a la Ciudad Perdida de Teyuna. Este sitio arqueológico nos muestra los restos de una ciudad en la Sierra Nevada de Colombia que se cree fue fundada alrededor del año 800 DC, 650 años antes de Machu Picchu. La formación montañosa en la que se encuentra, se eleva abruptamente desde las costas del Mar Caribe, lo que le confiere distintos ambientes climáticos que van del cálido seco hasta las nieves perpetuas. Todo esto permite que distintos ecosistemas converjan en esta zona, dando lugar a una enorme variedad de flora y fauna. Por ello, este lugar, parte del Parque Nacional Natural Tayrona, fue declarado por la UNESCO como Reserva de la Biosfera y Patrimonio de la Humanidad.

Sin abandonar el Mar Caribe, vayamos a la Bahía de Akumal, en Quintana Roo, México. En este lugar, no muy lejos de Playa del Carmen, se encuentra el místico cenote Yal-Ku, situado en el marco de un hermoso arrecife de coral. Sus aguas calmadas pero llenas de vida lo hacen un lugar ideal para el nado y buceo con snorkel. Ahora, dejemos a un lado el equipo de buceo y vayamos al colorido Jardín Botánico Cosmovitral, enclavado en el ambiente urbano de la ciudad de Toluca, en México. Además de ser un lugar tranquilo y lleno de naturaleza, tiene la particularidad de estar envuelto de una estructura Art Noveau de hierro forjado y cristal creada por el artista Leopoldo Flores, toda una obra de arte. Para finalizar nuestro recorrido por la región, vayamos a otro increíble lugar verde que prevalece entre la mancha urbana, el Bosque de los Colomos. Ubicado en el estado de Jalisco, en México, constituye una importante fuente de agua para algunas zonas de Zapopan. Además, es un importante centro cultural en la zona, y un lugar ideal para meditar en sus jardines japoneses sobre cómo podemos impactar de forma positiva al medio ambiente para poder disfrutar de este planeta, nuestro hogar, por mucho tiempo más.

Cenote Yal-Ku, México

Disfruten de estas y otras maravillas naturales de América Latina y el mundo sin tener que preocuparse por el frío o los mosquitos con las colecciones especiales de Street View. Vayan de un extremo del mundo a otro en segundos y maravillense con otros lugares como el enigmático Lago Ness, las islas remotas del mundo, el verde Amazonas, el famoso Madagascar, las Islas Galápagos y las asombrosas luces del norte en Finlandia, y también sumerjanse en nuestras colecciones submarinas, entre muchas otras.

Por Ricardo Blanco, quien recientemente recorrió la Reserva Nacional de Salinas y Aguada Blanca en Perú