Noticias ciencia y tecnologia computacion internet

Libertad de expresión en todos los medios

Hoy se celebra el Día de la Libertad de Prensa, en el que las sociedades somos convocadas a reflexionar sobre uno de los principios básicos sobre los que se construyen las sociedades democráticas. En el 20 aniversario de esta fecha, líderes de la región de todos los ámbitos se están dando cita en San José de Costa Rica bajo el lema “Hablar sin riesgo: Por el ejercicio seguro de la libertad de expresión en todos los medios”.

Ese “todos” incluye Internet, la más poderosa plataforma de comunicación y acceso al conocimiento que ha conocido la humanidad. Hoy, millones de personas pueden conectarse instantáneamente entre sí y compartir información; miles de personas que antes no tenían voz hoy la tienen a través de Internet y como contrapartida, el acceso a la información se ha incrementado de un modo inimaginable tiempo atrás. Esto ha ubicado a Internet en el centro de la discusión sobre la libertad de expresión y sobre el balance a lograr entre éste y otros derechos, como la privacidad y el derecho al buen nombre.

Una de las preguntas centrales a este debate es acerca de las responsabilidades que le corresponden a los llamados “intermediarios”, aquellos que permiten que los 2,500 millones de usuarios de Internet – de los cuales el 10% está en América Latina – interactúen. Entre ellos se encuentran blogs, redes sociales, motores de búsqueda, sitios de videos, portales de compra y venta, entre muchos otros. Y aquí la discusión: ¿Deben ellos ser responsables de los contenidos generados por terceros? ¿Quién debe decidir qué contenidos deben ser publicados y cuáles no? Si los intermediarios deben soportar la carga de los contenidos generados por otros, ¿es posible la continuidad de Internet como la conocemos hoy?

Debate y Consenso

La respuesta a estas preguntas debe buscarse en un debate multidisciplinario y participativo, en el que se escuchen voces como las de organizaciones no gubernamentales, especialistas en medios y derecho a la información, empresas y gobierno, antes de ingresar de lleno en la arena regulatoria. América Latina ha llegado a un punto de inflexión en el que debe debatir para dar forma a un marco legal que permita asegurar un crecimiento sano de Internet, que permita seguir cosechando los beneficios en términos de crecimiento económico y de democratización que las tecnologías de la información y de la comunicación están trayendo a la región.

Al pensar en este tipo de ley, es necesario considerar sus límites, equilibrando libertad de expresión con privacidad; sus tiempos, ya que debe alcanzarse un equilibrio que no obligue a largas esperas burocráticas pero tampoco permita que cualquiera elimine y censure contenido, y su alcance, ya que una restricción para proteger un derecho hoy puede ser usada mañana para otros propósitos.

Es tiempo de pensar un nuevo consenso basado en el conocimiento, con visión de largo plazo y que conozca las nuevas condiciones de producción y circulación de información que Internet habilita. América Latina tiene la ventaja de emprender esta discusión con un camino recorrido de más de 20 años con Internet, ejemplos legislativos alrededor del mundo y voces muy capaces y formadas para dar este debate. De la construcción de un consenso sólido regional y al interior de cada país dependerá la posibilidad de mantener el flujo de la información abierto y sin restricciones, condición fundamental para el desarrollo democrático de nuestras sociedades.

Por Pedro Less Andrade, Director Políticas Públicas y Asuntos Gubernamentales para América Latina

Deja un comentario