Noticias ciencia y tecnologia computacion internet

Liderazgo empresarial: El poder de hacer contactos en el mundo de los negocios

Por Ingrid Vanderveldt 

Dio clases privadas de natación a los 12 años, llevó a cabo su propio campamento cuando era adolescente y emprendió venta de bienes raíces a los 18 años, desde siempre Sandra Murre ha tenido una mentalidad empresarial.

Como muchos empresarios, su transformación de joven empresaria a CEO y fundadora de Jordan Engineering no fue fácil. Un negocio en bancarrota en 1989 le enseñó valiosas lecciones en cuanto a gestión de riesgos y la llevó a regresar a la preparatoria, asegurando el certificado necesario para pasar a la universidad a estudiar Ingeniería.

Con más de 20 años de experiencia, Murre ha visto a su perseverancia dar frutos. Ahora, dirige una empresa de desarrollo de software con 23 empleados, que recientemente fue reconocida en el programa de canal PartnerDirect de Dell.

A pesar de que enfrentó retos en un entorno industrial y de ingeniería dominado por hombres, Murre eligió ver el valor y la oportunidad en su situación. Ella dice que cree que las mujeres son naturalmente más empáticas que los hombres, un rasgo que ella valora como fortaleza en los lugares de trabajo.

Firme creyente en retribuir, Murre tiene un enfoque único al reparto de utilidades. Una tercera parte de las ganancias de Jordan se divide entre los empleados, un tercio se reinvierte en el negocio y el último tercio es donado a organizaciones benéficas. El objetivo a largo plazo de la empresa es donar $1 millón de dólares al año a organizaciones benéficas seleccionadas, una meta que se estableció entre todo el equipo de liderazgo de la empresa en un retiro de planificación.

Un enfoque único

La mayoría de las empresas de integración de sistemas se especializa en un sector como el acero o la madera, pero Jordan Engineering se especializa en las industrias que se encuentran dentro de una hora de distancia de la oficina de Murre en Ontario, Canadá, permitiéndole a ella y a su equipo a reducir los viajes y pasar más tiempo con sus familias.

Jordan Engineering cuenta con una diversa base de clientes en una amplia gama de sectores industriales incluyendo pulpa y papel, refinerías de metales, generación de energía, tratamiento de agua, productos farmacéuticos, transporte, composición química y servicios públicos.

Murre y el equipo de Jordan Engineering necesitaban un socio de confianza que pudiera unirse a ellos para las reuniones de ventas con clientes, para analizar las configuraciones de hardware y aumentar su credibilidad con los clientes. Jordan Engineering a veces competía contra grandes integradores de sistemas con miles de empleados, y tener a Dell como socio con ellos en esas reuniones dieron a los clientes la confianza de tener a las personas adecuadas para hacer el trabajo mejor y más rentable que las empresas de mayor tamaño.

Murre asistió al Dell Women’s Entrepreneur Network en la India, y cambió su habilidad para comunicar las necesidades clave a socios tecnológicos. Murre dice que generalmente es una de solo un puñado de mujeres en las conferencias y eventos de la industria, pero DWEN fue exactamente lo contrario.

Lecciones aprendidas

Murre ofrece este consejo: No tengas miedo de pedir ayuda.

El relacionamiento ayuda a los empresarios a compartir las mejores prácticas, crear oportunidades de negocio, explorar la expansión y acceso a nuevos recursos – como el capital y la tecnología – que apoyan el crecimiento del negocio. El negocio es una práctica inherentemente social, y los empresarios confían entre ellos para jugar el papel de cliente, socio, proveedor, asesor, etc. en las distintas etapas de crecimiento.

Al reconocer su enfoque único para el negocio como mujer, Murre fue capaz de ver el valor de lo que la separaba de la industria de los hombres. Al estar abierta a los eventos de relacionamiento de mujeres, ganó el conocimiento y el coraje para pedir lo que necesitaba de Dell como un verdadero socio de negocios y tecnología.


Deja un comentario

Liderazgo empresarial: El poder de hacer contactos en el mundo de los negocios

Por Ingrid Vanderveldt 

Dio clases privadas de natación a los 12 años, llevó a cabo su propio campamento cuando era adolescente y emprendió venta de bienes raíces a los 18 años, desde siempre Sandra Murre ha tenido una mentalidad empresarial.

Como muchos empresarios, su transformación de joven empresaria a CEO y fundadora de Jordan Engineering no fue fácil. Un negocio en bancarrota en 1989 le enseñó valiosas lecciones en cuanto a gestión de riesgos y la llevó a regresar a la preparatoria, asegurando el certificado necesario para pasar a la universidad a estudiar Ingeniería.

Con más de 20 años de experiencia, Murre ha visto a su perseverancia dar frutos. Ahora, dirige una empresa de desarrollo de software con 23 empleados, que recientemente fue reconocida en el programa de canal PartnerDirect de Dell.

A pesar de que enfrentó retos en un entorno industrial y de ingeniería dominado por hombres, Murre eligió ver el valor y la oportunidad en su situación. Ella dice que cree que las mujeres son naturalmente más empáticas que los hombres, un rasgo que ella valora como fortaleza en los lugares de trabajo.

Firme creyente en retribuir, Murre tiene un enfoque único al reparto de utilidades. Una tercera parte de las ganancias de Jordan se divide entre los empleados, un tercio se reinvierte en el negocio y el último tercio es donado a organizaciones benéficas. El objetivo a largo plazo de la empresa es donar $1 millón de dólares al año a organizaciones benéficas seleccionadas, una meta que se estableció entre todo el equipo de liderazgo de la empresa en un retiro de planificación.

Un enfoque único

La mayoría de las empresas de integración de sistemas se especializa en un sector como el acero o la madera, pero Jordan Engineering se especializa en las industrias que se encuentran dentro de una hora de distancia de la oficina de Murre en Ontario, Canadá, permitiéndole a ella y a su equipo a reducir los viajes y pasar más tiempo con sus familias.

Jordan Engineering cuenta con una diversa base de clientes en una amplia gama de sectores industriales incluyendo pulpa y papel, refinerías de metales, generación de energía, tratamiento de agua, productos farmacéuticos, transporte, composición química y servicios públicos.

Murre y el equipo de Jordan Engineering necesitaban un socio de confianza que pudiera unirse a ellos para las reuniones de ventas con clientes, para analizar las configuraciones de hardware y aumentar su credibilidad con los clientes. Jordan Engineering a veces competía contra grandes integradores de sistemas con miles de empleados, y tener a Dell como socio con ellos en esas reuniones dieron a los clientes la confianza de tener a las personas adecuadas para hacer el trabajo mejor y más rentable que las empresas de mayor tamaño.

Murre asistió al Dell Women’s Entrepreneur Network en la India, y cambió su habilidad para comunicar las necesidades clave a socios tecnológicos. Murre dice que generalmente es una de solo un puñado de mujeres en las conferencias y eventos de la industria, pero DWEN fue exactamente lo contrario.

Lecciones aprendidas

Murre ofrece este consejo: No tengas miedo de pedir ayuda.

El relacionamiento ayuda a los empresarios a compartir las mejores prácticas, crear oportunidades de negocio, explorar la expansión y acceso a nuevos recursos – como el capital y la tecnología – que apoyan el crecimiento del negocio. El negocio es una práctica inherentemente social, y los empresarios confían entre ellos para jugar el papel de cliente, socio, proveedor, asesor, etc. en las distintas etapas de crecimiento.

Al reconocer su enfoque único para el negocio como mujer, Murre fue capaz de ver el valor de lo que la separaba de la industria de los hombres. Al estar abierta a los eventos de relacionamiento de mujeres, ganó el conocimiento y el coraje para pedir lo que necesitaba de Dell como un verdadero socio de negocios y tecnología.


Deja un comentario