Noticias ciencia y tecnologia computacion internet

Momento cumbre: Latitude 12 Rugged Extreme hace posible el ascenso

Por Mike Libecki – Tech Page One

El sufrimiento es un término interesante, sobre todo para un explorador en la búsqueda de las expediciones más exigentes. La definición de sufrimiento, desde mi punto de vista, podría no ser realmente un sufrimiento en sí; cómo podría serlo si dicho sufrimiento es esperado y elegido, auto inducido por así decirlo. 

Hay un viejo refrán que muchas veces suena a verdad en muchas de las expediciones: "Ten cuidado con lo que pides, es posible que se te conceda". Tal vez esta otra cita es más apta: "Cuando la vida parece fácil,  hay peligro en puerta". Y qué hay acerca de este: "No tiene que ser divertido, hazlo divertido". Pensamientos como estos surgieron al explorar y escalar por primera vez en una selva inmaculada: Mi expedición número 60 – la de las Islas Marquesas, Ua Pou, en la Polinesia Francesa – que fue uno de los retos más difíciles de mi vida.

Para ser completamente honesto, el único verdadero sufrimiento soportado en una expedición es extrañar a mi hija y seres queridos. Supongo que nada vale la pena si no implica compromiso y sacrificio, pero eso no quiere decir que sea fácil. Aquí es donde la tecnología que trajimos entró en juego como una parte importante de la expedición… bueno, todas las expediciones.

A medida que nuestro equipo se abría camino a través de la lluvia y el fango de la jungla – primero en el campamento base y después en el campo base hasta llegar finalmente a la torre vertical – tuve la oportunidad de ver y hablar con mi hija en casa. Yo tenía mi Dell Latitude 12 Rugged Extreme conectada a tecnología satelital, por lo cual pude hacer un video chat por Skype con mi hija; le envíe fotos y mensajes de correo electrónico.

La tecnología está cambiando la exploración, y en mi opinión, la está mejorando.


Después de 10 días de abrirnos camino a través de la selva, finalmente acampamos al lado de la torre llamada Poumaka y nos alistamos para comenzar la escalada. El folklore antiguo habla de esta torre como la protectora de la isla, la torre principal de Ua Pou, la torre más difícil de escalar en la isla. Por supuesto, yo estaba absolutamente obsesionado por alcanzar su cima.

Aquí es donde la tecnología que tenía conmigo se convirtió en otra parte importante de la ecuación de la expedición. Para realizar un primer ascenso, o fijar una nueva ruta de escalada, es esencial encontrar las grietas y características naturales que permitan subir y colocar protecciones en caso de cualquier caída. Necesitaba seguir estas características naturales desde la base a la cumbre; un mapeo vertical para la exploración vertical.

Entonces tomé fotos en alta resolución de Poumaka, la torre de roca de más de 3000 pies y cargué las imágenes en mi Dell Latitude Rugged Extreme. Y ojo, todo lo que teníamos estaba saturado de humedad por la constante lluvia. Incluso tuvimos problemas con otros aparatos electrónicos como cámaras, proyectores y baterías, sin embargo, la Latitude Rugged Extreme trabajó perfecto en estas desafiantes condiciones.

Una vez que cargué las fotos en mi Rugged Extreme, pude hacer el zoom que necesitaba para encontrar las grietas y características naturales, dibujar mi mapa vertical y saber cuál sería mi ruta. Es increíble lo que la tecnología está haciendo por la exploración de hoy en día. Sin este mapeo de nueva generación, se podría romper el curso o, en última instancia, el éxito de mis metas.

Después de ocho días de locura en la escalada vertical, nos detuvimos en la cumbre de Poumaka, haciendo una exitosa primera ascensión. Llovió todos los días. Todo era fango, sangre, sudor y lágrimas. Ah, y por supuesto, esa palabra sufrimiento. Literalmente tomó todo lo que tenía mental y físicamente, y dominó la experiencia que he adquirido en mis últimos 20 años de aventura y expediciones.

Y así, la expedición número 60 a Ua Pou en las Islas Marquesas vino y se fue. Las próximas expediciones están siendo planeadas en papel y en los trazados de mapas con la esperanza de que algún día esté escribiendo sobre la expedición número 100 y mi último objetivo sea completado.

Deja un comentario