Noticias ciencia y tecnologia computacion internet

Nubes de Educación: Tres cosas que necesitas saber

Por Kevin Casey – Tech Page One

Cloud Computing ofrece un enorme potencial para hacer frente a los retos tecnológicos de educación, que incluyen con frecuencia el cambio de grupos de usuarios, el aumento de la demanda de servicios de aprendizaje y de apoyo en línea, además de los picos estacionales en el tráfico de la red. El aprovechamiento de la nube -ya sea pública, privada o híbrida- puede ayudar a los equipos de TI a servir a las escuelas y organizaciones de una manera eficiente, escalable y rentable.

Sin embargo, no hay que tratar a la nube como una varita mágica infalible en lugar de usarla como una herramienta práctica, o puede generar tantos problemas como los que resuelve. La planificación y la toma de conciencia son la clave. Ten en cuenta estas tres pautas:


1.- No presumir retornos de inversión – hay que probarlo

Cloud Computing puede producir un verdadero ahorro y otros beneficios económicos. Sin embargo, los profesionales de TI experimentados te dirán que hay que limitarse al Retorno de la Inversión (ROI, por sus siglas en inglés), para que no te comprometas con el exceso de costos y otras sorpresas desagradables.

Haz tu tarea en el ROI de la nube y adapta los cálculos para el entorno específico. Los retos tecnológicos varían en el vasto y diverso sector de la educación -pública o privada, la universidad, una gran escuela o una pequeña, y así sucesivamente-. Eso significa que no hay una fórmula ROI para todos.

Cuando se trata de tecnología de la educación, hay muchas consideraciones importantes para calcular el potencial de rendimiento de la inversión en la nube. Entre otras, no presumir el futuro. Si así fuera, no estaríamos buscando la infraestructura y las aplicaciones de la nube en primer lugar.

2.- No puedes batear la responsabilidad de la privacidad del estudiante en la nube

Un artículo reciente en Education Week, señala que el rápido crecimiento del Cloud Computing en los ambientes escolares trae consigo un aumento correspondiente en las preocupaciones alrededor de la privacidad del estudiante, sobre todo en el almacenamiento de datos sensibles para terceros. Si bien algunas escuelas y distritos tienen un enfoque particular en la nube, en un esfuerzo para apuntalar la privacidad y la seguridad, un estudio de la Escuela de Leyes de Fordham encontró problemas significativos en la forma en que proveedores terceros gestionan el acceso y la seguridad de los datos de los estudiantes.

El estudio incluye una serie de recomendaciones para mejorar la protección de la información de los estudiantes, incluidos los cambios en cómo se escriben los contratos entre los distritos escolares y los proveedores de servicios en la nube. Esperamos que esto sea un tema candente en el futuro inmediato mientras los debates de seguridad y la privacidad en línea siguen haciendo estragos. Asegúrate de tener un conocimiento profundo de cómo tus proveedores van a gestionar y proteger los datos.

3.- La computación en la nube no promete protección contra desastres

Mejor disponibilidad y protección de datos es un beneficio común promocionado por los servicios en la nube. En el caso de un problema local (como el fallo del disco duro, robo o incendio), los usuarios y los equipos de TI pueden seguir operando normalmente porque todo se almacena y está disponible en línea, pero no dispongas de la falsa expectativa de que nada puede salir mal. La nube no garantiza la disponibilidad y la redundancia de las aplicaciones y la información, ya que investigadores universitarios encontraron a principios de este año que también hay caminos difíciles.

El almacenamiento en la nube y otras aplicaciones pueden fallar. Hay que saber cómo los sistemas y vendedores de copias de seguridad pueden proteger la información, y nunca asumir que hay una copia de todo en alguna parte. Un plan fuerte de copia de seguridad y recuperación de datos es una necesidad si éstos se localizan en el mismo recinto, en línea, o ambos.

Deja un comentario