Noticias ciencia y tecnologia computacion internet

Recorramos una pizca de la arquitectura religiosa del pasado en América Latina

Vienen unos días de descanso para muchos en la región y, bueno, debo confesar que algo que me gusta hacer mucho desde que era niño es conocer nuevos pueblos y ciudades. Quienes han tenido oportunidad de viajar por la región saben que es casi imposible conocer América Latina sin pisar al menos alguna capilla, iglesia o catedral. Estas edificaciones sirven de punto de referencia para sus habitantes y para los turistas. Aunque sería genial poder visitarlas todas para comprender más acerca de su legado histórico y disfrutar de los diferentes estilos arquitectónicos, a veces no es posible. Afortunadamente podemos echar mano de la tecnología, de +Google Maps y sus colecciones especiales.

Acompáñenme a través de un recorrido virtual para pisar, y en algunos casos entrar, a estas “marcas” geohistóricas que se erigieron en los pueblos latinoamericanos. Recordemos a los antiguos viajeros e iniciemos por el sur, en el archipiélago de Chiloé, conocido por sus mágicas historias mitológicas, pero también por sus bellas iglesias. De hecho, la UNESCO declaró a 16 de estas iglesias como Patrimonio de la Humanidad en el año 2000. Se comenzaron a construir a mediados del siglo XVIII y tienen de particular que fueron hechas y ensambladas con madera, en su mayoría de alerce, árbol nativo de Chile y Argentina, lo que las hace únicas en América. Echen un vistazo a esta colección y vean de cerca (por dentro y por fuera) algunas de estas iglesias, como la Iglesia de Tenaún, Nercon y Chonchi, entre otras.

Ahora vayamos al norte de Argentina, a Misiones, que con el puro nombre nos deja claro lo que veremos en esta zona de ruinas parte de las “reducciones jesuíticas guaraníes” fundadas en este lugar en el siglo XVII, en territorio del entonces Imperio Español. No dejen de observar las Ruinas de San Ignacio Mini, las de Nuestra Señora de Loreto, las de Santa Ana y las de Santa María La Mayor.

Nuestra siguiente parada obligada es en Brasil, empezando por el mundialmente conocido Cristo Redentor o Cristo de Corcovado, que es el nombre del cerro en Río de Janeiro en donde posa esta estatua de 38 metros de altura. Es considerada la estatua Art decó más grande del mundo, reconocida como una de las nuevas siete maravillas del mundo moderno y declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO. Si viajamos a Sao Paulo, podemos apreciar lugares como la Basílica de Nossa Senhora Aparecida, la Catedral da Sé y la Igreja da Consolação, para luego visitar las Ruinas de São Miguel das Missões y de São Lourenco Mártir en Río Grande do Sul, también consideradas patrimonio de la humanidad por la UNESCO.

Sigamos hacia el norte hasta llegar al noroeste de Perú para disfrutar de los imponentes balcones de madera que nos indican que estamos en la Plaza Mayor de Lima, desde donde podemos llegar a la Basílica Catedral de Lima, el Convento de Santo Domingo y la Iglesia de Santa Rosa de Lima.

Continuemos nuestro recorrido y vayamos a Colombia, específicamente a Cartagena, donde es casi imposible no pisar alguna iglesia, sobre todo cuando las puertas de la Iglesia San Pedro Claver se abren para que te maravilles del trabajo que hay. Ahora, vayamos a Bogotá, al Cerro Monserrate, ubicado en la cordillera oriental, lugar en donde pueden admirar el estilo colonial de la basílica del Señor de Monserrate.

Por más que me gustaría detenerme en cada lugar que deseo conocer o que he tenido la suerte de pisar, debo continuar el recorrido de “semana de turismo” dijéramos en Uruguay. Partiendo de Cartagena y sin abandonar el Caribe vayamos a Mérida en México para hacer una parada en su Catedral cerca del camino Montejo. No muy lejos de ahí, para las distancias que hemos recorrido hoy, se encuentra el ex convento de Santo Domingo de Guzmán en Oaxaca, reconocido ejemplo de la arquitectura barroca novohispana. Subiendo por la costa occidental de México nos encaminamos a Jalisco en donde encontramos la Casa Zuno, también conocida como la casa de Tezontle por la piedra volcánica que cubre sus muros externos. Su arquitectura guarda elementos y valores que la convierten en parte del patrimonio cultural del estado.

Salgo corriendo para terminar las vacaciones virtuales, pero antes de regresar a la Ciudad de México, tomemos un descanso en el estado de Morelos, en el Museo Ex Convento de Tepoztlán.

Es con este símbolo acompañado de dos perros, los dominus canis, que me siento a admirar el jardín y la arquitectura y medito sobre la importancia de todas estas edificaciones para el trazado de las ciudades. Edificaciones clave en la historia que tenemos como legado, así como el que dejaremos a las generaciones futuras. Por suerte, ahora será más fácil ver cómo han cambiado las calles utilizando la función histórica de Street View. Muchas gracias por haberme acompañado en este recorrido virtual, espero lo hayan disfrutado.

Por Ricardo Blanco, gerente de comunicación, quien hace poco visitó “Cholula de Rivadavia (San Pedro Cholula), Puebla, México“ y se inspiró con esta canción para escribir el blog

Deja un comentario