Noticias ciencia y tecnologia computacion internet

Un primer paso hacia un correo electrónico más global

Ya sea que su dirección de email sea del tipo nombre.apellido@ o algo más expresivo como locoporloscorgi@, una dirección de email dice algo acerca de quienes son. Sin embargo, desde el inicio fue necesario que las direcciones de email se registraran utilizando caracteres latinos sin acentos. Poco menos de la mitad de la población mundial tiene una lengua materna que utiliza el alfabeto latino y son aún menos las personas que sólo usan las letras de la A-Z. Así que si su nombre (o su alias favorito) contiene caracteres con acentos (como “José Ramón”) o está escrito con otro alfabeto como el chino o el devanagari, sus opciones para elegir dirección de email son limitadas.

Pero todo esto puede cambiar. En 2012, una organización llamada Internet Engineering Task Force (IETF) creó un nuevo estándar de email con soporte para direcciones escritas en caracteres no latinos o con acentos. Para que este estándar pueda convertirse en una realidad, todos y cada uno de los proveedores de email y los sitios web que piden su dirección de email deben adoptarlo. Claro que esto es un reto bastante difícil de afrontar. La tecnología está ahí y alguien debe dar el primer paso. 

Hoy estamos listos para dar ese primer paso. A partir de ahora, Gmail (y pronto Calendar) reconocerá las direcciones de email que contengan caracteres no latinos o con acentos. Esto significa que los usuarios de Gmail pueden enviar correos a y recibir correos de personas que tengan estos caracteres en su direcciones de email. Obviamente este es sólo un primer paso ya que aún queda mucho camino por recorrer. En el futuro queremos hacer posible que puedan usar estos caracteres para crear cuentas de Gmail.

El mes pasado anunciamos la adición de 13 nuevos idiomas a Gmail. El idioma nunca debería ser una barrera cuando se trata de conectar con otras personas y con este avance, el correo electrónico global está cada vez más cerca de convertirse en una realidad.

Por Pedro Chaparro Monferrer, ingeniero de software

Deja un comentario